lunes, 10 de septiembre de 2012

Colaboración: Esperanza y los arquitectos




Esperanza y los arquitectos

Por Salvador Moreno Peralta. Arquitecto


La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha pedido públicamente
la pena de muerte para los arquitectos porque sus errores perduran en el tiempo. La
ocurrencia no es suya, sino del cineasta Erich Rohmer. En ambos casos yo aceptaría
gustoso la pena capital, tanto si me obligaran a tragarme la filmografía del francés
como si fuera guardaespaldas de esta señora, a la que, por su bravura, muchos en su
partido quisieran ver como la matriarca del dolmen. Habría que preguntarse si lo que
los políticos están haciendo con el país perdurará menos en el tiempo que la obra de
los arquitectos, teniendo en cuenta, por ejemplo, que los aeropuertos sin aviones están
sometidos al consabido deterioro de todo aquello que no se usa. Pero lo cierto es que
la opinión de la presidenta alude a ese permanente conflicto entre los arquitectos y los
demás mortales que siempre se ha querido eludir.

Aunque parezca contradictorio, no hay nada más íntimo que la relación del individuo
con lo público. Por ejemplo, el vínculo que el ciudadano mantiene con “su” ciudad
pertenece a la esfera de lo más privado. La ciudad, ese espacio en el que convivimos
miles de personas, es distinta para cada cual, pues siendo el contacto permanente con
ella lo que ha sedimentado los rasgos comunes de nuestra idiosincrasia, también ha
moldeado lo esencialmente diverso de nuestra individualidad. De esta forma cada uno
de nosotros podríamos pensar que “mi” ciudad, con sus luces y sus sombras, es ante
todo “mía”, y por consiguiente deberían pedirme permiso para tocarla. Vistas así las
cosas, y sin entrar en profundidades, se señala con el dedo al abominable intruso que
nos cambia el trozo de ciudad que llevamos dentro: ¡el Arquitecto!

Hubo un tiempo, ya lejano, en que el trabajo del arquitecto se insertaba de una manera
pacífica en la corriente cultural del momento y la ciudad se transformaba sin traumas.
(Los arquitectos que construyeron la Málaga del siglo XIX, por ejemplo, parecían
trabajar conforme a un guión ya escrito y aceptado por todos). A partir de un momento-
tal vez el Movimiento Moderno- los arquitectos crearon, con ímpetu persuasivo, una
nueva ética y una nueva estética para la sociedad de masas. Quizás no haya habido
una mayor concentración de talento en la historia de la Humanidad como la pléyade
de arquitectos de la primera mitad del siglo XX. Pero paradójicamente, y cuando más
falta hacía, la Arquitectura desapareció del bagaje cultural de cualquier persona con
un nivel medio de ilustración. La gente podría saber algo de Literatura, de Pintura y de
Música, y para disfrutar de esas artes había que hacer el acto positivo y deliberado de
leer un libro, acudir al museo, al auditórium o comprarse un disco. Para experimentar
la Arquitectura no había que hacer nada, porque es un arte que nos precede y nos
envuelve. A pesar de que la arquitectura define el espacio que condiciona nuestras
vidas a nadie se le ha instruido sobre sus cualidades elementales, sus formas, símbolos,
significados, etc. Las nociones de arquitectura que nos suministra la enseñanza
escolar- cuando lo hace- no pasan de cuatro generalidades sobre el Partenón, la sagaz
distinción entre el románico y el gótico por la forma de sus arcos y algún apunte sobre
el Renacimiento, el Barroco y el Neoclásico, para saltar rápidamente a un extraño tipo
apodado Le Corbusier, al que muchos confunden con el coñac favorito de Napoleón.

Resolver este cisma, tender puentes culturales entre la arquitectura y sus destinatarios
no parece ser una preocupación prioritaria del sistema educativo ni de las Escuelas
de Arquitectura. Y así se produce el drama que supone estudiar una carrera para
encontrarse con la necesidad de tener que ejercer luego otra muy distinta. El arquitecto
que pretenda expresar lo que le han enseñado mediante un producto culturalmente
válido recibe el puñetazo de una realidad que le obliga a aparcar cualquier pretensión
innovadora y entregarse a lo mil veces repetido, si quiere subsistir.

Naturalmente, como en todo, hay arquitectos claudicantes y otros simplemente malos.
Generalmente suelen ser los que más encargos tienen. Pero es una simplificación
pensar que las obras de arquitectura las hacen SÓLO los arquitectos. Es impensable
la obra arquitectónica sin el trasfondo de su clima social, que implica al poder y a su
burocracia, al nivel cultural de la colectividad, a los condicionantes presupuestarios,
a las imposiciones del promotor, a las estrategias de desarrollo económico… El París
del XIX es tanto del barón de Haussman, como de los banqueros de Napoleón III; la
Brasilia del orgullo tropicalista es tanto de Lucio Costa y Oscar Niemeyer como de
Juscelino Kubitschek; El Munich o el Berlín del Reich eran tanto de Hitler como de
Albert Speer; la Valencia de la Gürtel es tanto de Rita Barberá como de Santiago
Calatrava; y en fin, la Estación del AVE de Guadalajara, en la que no para casi nadie,
es fruto tanto de la mano de un arquitecto como de la influencia planimétrica de un
terrateniente.

Y una cuestión final: ¿le perdonará la vida la señora Aguirre a los “arquitectos” de ese
Eurovegas con que quiere bombardear su Comunidad, violando media docena de leyes
españolas?

Salvador Moreno Peralta



HOME/ PÁGINA ÍNDICE LaeditoradearquitecturaListado de arquitectos (2), autores de proyectos y temas que se publicarán en arquitecturaenimagen en el periodo: Enero 2012- Enero 2013. Eduardo Cabanas/ Arquitectos/ Dominique Perrault/ Daniel Gómez-Valcarcel/ Arquitecta/ Arquitectos/ Arquitecto/ Marcos Gil/ Arquitecto/ Architect/ Eduardo Fernández-Abascal/ Javier García-Germán/ Javier Pazó/ Informatico/ Jorge Calero/ javier azurmendi/ Fotógrafo/José Luís Gómez/ Jose Miguel Hernandez Hernandez/ fotografo/ photographer/ Julian Franco Lopez / Dynamis/ Angel Chamizo/ Aloy González/ ingenieros/ ingeniero/Jose Manuel     Palao. Arquitecto. John Mark Fenwick/ Architect/ Red-Fenwick asociados/ Architects/ Julián Manzano-Monís / Ignacio lliso / L&M          arquitectos. / apartamento en Noja/ apartamentos en Noja/ Julian Manzano-Monis. Arquitecto/ Enrique Arruti/OPTA arquitectura/ Bruce S. Fairbanks. Architect / GOP oficina de proyectos/ Luis Azurmendi/ Manuel Abad/ Eduardo Montero/ arquitecto/ Jesús Paricio/ Toyo Ito/ Ignacio Laguillo/ Harald Schönegger/ Costumbres de Cantabria/ Costumbres de Noja/ Architect/ arquitectos/ Herzog & de Meuron/architects/ Junquera. architects/ Ignacio Taberner/ Nacho Criado/ Artista/ Armando Areizaga/ Salvador Moreno Peralta/ Architect/           arquitecto/ Javier Romero /Luis Fernandez del Arco/ Eva de la Fuente Rentería/ Ivan Ceballos Liaño/ FDA Arquitectos/ Arquitecto/ Arquitecto. Architect/ Capilla-Vallejo arquitectos/ Architects/ Emilio Carreño/ Jaime Carceller/ Elena Valenzuela /Ignacio Pereda/ Cesar Barrio / Francisco Sanchez de Leon/ Arquitectos/ Architects/ Arquitecto/ Architect/ Monthisa/ Promotora/ Jacobo Gómis/ Arquitecto/ Architects

Artículos relacionados